28 abr. 2010

Pechocho y las redes sociales

Lo confieso: no me gustan. Entonces, estarás preguntando ¿y por qué si no te gustan tienes una cuenta en Facebook, una en Hi5, Twitter, canal de YouTube e incluso este blog? Bueno, la respuesta es muy simple: no me gustan algunas de ellas actualmente.

Facebook comenzó muy bien y la idea era genial: un directorio de estudiantes de universidad que poco a poco fue creciendo hasta convertirse en lo que es hoy. Sin embargo, en ese largo camino se desvió bastante cuando tomaron la decisión de crear sus aplicaciones. A partir de ahí, todo terminó. Si bien sus aplicaciones pueden llegar a ser muy útiles hay que ser completamente sinceros también: la mayoría no lo son.

Facebookzuckerberg
Como extraño esta vieja interfaz. Preciso, conciso y macizo.

Hi5 nunca me ha gustado por el hecho de que es como MySpace: un terror para los diseñadores gráficos, una pesadilla para nuestra banda ancha y una visita segura al oftalmólogo. ¿Que exagero? Abre cualquier perfil de cualquiera de tus amigos (o navega entre los perfiles públicos) y prepárate a sufrir con los fondos de colores animados, acompañados de miles y miles de gif’s animados, sin contar con las veces en que el dueño del perfil inserta una canción de fondo y para rematar alguno de sus amigos pone un video (generalmente reggeton) con la función de autoplay activada. Resultado: una página cargada en todos los sentidos. Si a eso le sumamos los avatares, las aplicaciones, los módulos agregados y todo eso, el propósito de dichas páginas termina por irse al caño.

Muchas de ellas son sólo jueguitos o aplicaciones de preguntas y todas esas cosas raras. Y es entonces donde un simple directorio se convierte en el lugar perfecto para personas que, con un poco de conocimientos en programación, crean el spam del futuro.

Aclaro algo muy importante: tengo amigos en ambas plataformas (Hi5 y Facebook) y no los culpo por usar esa aplicaciones o encuestas, ni me molesta que comenten o que añadan determinadas cosas, pero si lo analizamos profundamente que envíen preguntas o invitaciones a aplicaciones es lo mismo que me enviaran un mail cadena. Yo lo veo igual. Y ustedes saben perfectamente lo que opino sobre todo eso.

Existimos quienes sólo los ocupamos para poder estar en contacto con personas a las cuales les hemos perdido la pista, o para no perder la misma con el transcurso de los años. ¿Es mucho pedir eso? ¿Un simple directorio virtual? Tal vez me dirás que para un simple directorio basta con cualquier pedazo de papel, una base de datos en Access o la agenda del teléfono. Pero admitámoslo: todas estas cosas se pierden, se estropean o se dejan de actualizar. En cambio, Facebook o Hi5 estarán siempre actuales y que finalmente el propósito de ambas plataformas, al menos en un principio, era ese.

En resumen: manden peticiones de amistad y con mucho gusto los agregaré y quien sabe, tal vez de ahí saldrán muchos nuevos amigos. Pero por favor, por lo que más quieran, no manden nada de encuestas, aplicaciones, invitaciones y todo eso. Simplemente las redes sociales y yo no nos llevamos bien.

1 comentario:

Cronqvist dijo...

Y lo que termino por matar a Hi5: ya es una paginototota de anuncios con algunos datos personales... los cuales ya casi te cobran por poner publicamente. XD